Valoración Visual

Nuestro objetivo:
prevenir y solucionar problemas de la función visual

observando los ojos del bebé

Detección precoz para bebés

La American Optometric Association recomienda que para los niños sin riesgos o síntomas, el primer reconocimiento con un optometrista infantil debería realizarse a los 6 meses de edad.

Por ello, en nuestro centro de optometría se realizan valoraciones visuales pediátricas a bebés a partir de los 6 meses de edad (se recomienda una valoración oftalmológica previa que descarte una patología ocular).

Muchos de los problemas visuales podrían detectarse, prevenirse y tratarse en edades tempranas, facilitando así el desarrollo del bebé y evitando futuros problemas y tratamientos visuales.   Si en la familia existe alguno de los siguientes antecedentes visuales, la revisión visual es prioritaria:

  • Graduaciones altas (miopía, hipermetropía, astigmatismo)
  • Anisometropías (diferente graduación entre ambos ojos)
  • Estrabismo (desviación de un ojo)
  • Ojo vago (ambliopía), llevó parche de pequeño
  • Baja visión
  • Problemas oculomotores (alteración en los movimientos oculares)
  • Problemas de enfoque, binocularidad o convergencia
  • Problemas de aprendizaje.                 

Tras la valoración de tu bebé, te ofreceremos consejos de estimulación visual para fomentar el buen desarrollo visual y motor de vuestro hijo. No te quedes con la duda y regala a tu hijo la oportunidad de desarrollar todo su potencial.

Una buena visión facilita el aprendizaje y la coordinación motora de los niños

¿Está tu hijo preparado para las tareas escolares, deportivas y atencionales que demanda su día a día?

Entorno al 80% de la información que llega a nuestro cerebro es visual, por lo que los niños necesitan tener unas buenas habilidades visuales y de percepción para tener un rendimiento óptimo. El nivel de exigencia visual hoy en día es cada vez es mayor.

Una niña hace un ejercicio de terapia visual

Un problema visual no causa directamente un problema de aprendizaje, pero una disfunción visual sí puede contribuir a disminuir el rendimiento en la lectura, disminuir la atención en una tarea, problemas para memorizar, desorganización en el folio, etc.

Las dificultades de aprendizaje relacionadas con la visión, mejoran tras un programa de terapia visual adecuado.

En nuestro centro realizamos valoraciones optométricas completas a niños y adolescentes con dificultades de aprendizaje o en los estudios.

Examinamos la eficacia visual (valoraciones de agudeza visual, graduación ocular, movimientos oculares, coordinación ocular, enfoque, visión en 3D) así cómo las habilidades de percepción visual (discriminación visual, memoria visual, visión espacial, figura-fondo, coordinación ojo mano, lateralidad óculo-manual, coordinación motora y más).

Si tu hijo presenta dificultad en alguna de las siguientes áreas, no dudes en solicitar una consulta optométrica, te orientaremos hacia el tratamiento que le ayude a despegar:

  • Aprendizaje de números, letras y colores
  • Organización en el folio
  • Se acerca al folio
  • Baja capacidad de atención
  • Se distrae con estímulos de alrededor
  • Lectura y/o escritura (baja velocidad, confusiones, inversiones, baja comprensión lectora, saltos de línea o usa el dedo para no perderse)
  • Le cuesta, es lento o se pierde al copiar de la pizarra
  • Buena comprensión de manera oral pero falla al leer y escribir
Estrabismo y ojo vago

Estrabismo y ojo vago: no hay límite de edad

El estrabismo es por definición, la falta de alineamiento entre los ejes visuales.

En la mayoría de casos (entorno al 90%) esta falta de alineación no se produce por un problema muscular o del globo ocular, sino que el estrabismo es la consecuencia de la dificultad que tiene el cerebro para aprender a coordinar los dos ojos.

En estos casos, es una “disfunción cortical” (del control cerebral sobre los músculos oculares que permiten la alineación de ambos).

La terapia visual dirigida a estos casos busca “reeducar” o enseñar a “reaprender” al cerebro a usar los ojos de manera conjunta. 

En la ambliopía u ojo vago, existe una rivalidad o competencia entre ambos ojos y puede ser debido a diferentes causas: estrabismo, anisomeropía (diferente graduación entre ambos ojos), graduaciones altas o por deprivación, son las causas más comunes.

Como ocurre con el ojo vago, en la gran mayoría de casos, es una alteración del procesamiento cortical de la información.

En ambos casos, aunque el pronóstico y tratamiento varía mucho en función de cada caso, la terapia visual tiene como objetivo final “reeducar” o enseñar a “reaprender” al cerebro a usar los ojos de manera conjunta.

Si sabes o sospechas de alguno de los siguientes signos o síntomas, no dudes en realizar una valoración visual completa para mejorar tu rendimiento o tus síntomas visuales:

  • Tienes estrabismo leve o moderado
  • Has llevado parche
  • Tienes un problema de coordinación de los ojos o “binocularidad”
  • Ves doble en alguna tarea o a ciertas distancias
  • Tienes la sensación de que no usas un ojo
  • No ves imágenes en 3D
  • Tienes molestias al ver las pelis 3D
  • No calculas bien las distancias
  • Te chocas o tropiezas con las esquinas de los muebles, puertas…
  • Eres excesivamente prudente al saltar de sitios, bajar las escaleras, pasar por sitios estrechos       
  • Tiras cosas de la mesa sin querer
  • No eres habilidoso en los deportes de pelota o en mantener el equilibrio

(NOTA: algunos de estos signos o síntomas pueden estar relacionadas con otras alteraciones visuales, vestibulares o motoras y no siempre se dan en personas con estrabismo y/u ojo vago, pero sí se dan en una frecuencia alta en estos casos).

Signos y síntomas visuales: Pon solución

Gran cantidad de niños y adultos están acostumbrados a tener dolores de cabeza habitualmente (los niños no suelen quejarse, hay que preguntarles específicamente) después del cole, de los deberes, del ordenador, de la lectura. Muchos también ven borroso o doble en ocasiones al leer o fijar la mirada en un punto, pero esto no es lo que debería ocurrir en un sistema normal.

 

Comprobación ocular a una niña

Muchos de estos síntomas visuales son debido a pequeños fallos en la función del sistema visual (enfoque, coordinación ocular, convergencia).

En la mayoría de estos casos, el ojo está sano, sin patologías, pero no puede soportar las demandas visuales a las que se enfrenta.

Si tienes síntomas visuales o simplemente quieres realizarte una valoración visual completa, este es tu centro. 

No te resignes a vivir con ello y dale una oportunidad a tu visión.

Los siguientes signos y síntomas están relacionados con un problema visual en muchas ocasiones  y esto puede afectar en el rendimiento diario de la persona.

  • Ojos rojos sin causa aparente o asociados al cansancio
  • Se frotas los ojos (a menudo al final de la tarde, de los deberes o el ordenador)
  • Picor, escozor de los ojos
  • Se acerca mucho al folio, móvil y/o televisión
  • Dolores de cabeza (a veces asociados al cansancio, final de la tarde, tras tareas visuales)
  • Fatiga o cansancio visual
  • Necesitas hacer descansos frecuentes en tareas como lectura, ordenador, móvil, etc.
  • Gira o inclina la cabeza al mirar fijamente algo de cerca o de lejos (lectura, televisión, etc)
  • Notas borrosidad al mirar a alguna distancia
  • Pobre concentración en tareas visuales

Daño cerebral o enfermedad neurodegenerativa:¿ha afectado a tu visión?

Si has sufrido un daño cerebral adquirido – DCA (ACV/ictus, tumor, TCE/traumatismo, etc) o sufres alguna enfermedad neurodegenerativa (en especial Pakinson y Esclerosis Múltiple) puede que refieras algunos síntomas, a veces difíciles de explicar, que interfieren en tus tareas diarias (lectura, costura, etc) y que no se solucionan con la rehabilitación que realizas.

Puede que sea el momento de que un optometrista te haga una valoración específica de tus habilidades visuales y perceptuales.

Los 4 síntomas visuales más comunes tras sufrir un DCA son: Visión doble, pérdida de campo visual, trastornos del equilibrio o una disfunción del procesamiento visual.

Daño cerebral